Deja que el tiempo pase

Deja que el tiempo pase mientras sigues arreglando tus redes. Deja que el aire nuevo te traiga nuevos momentos por vivir.
Nada que pasa es por azar, nada que pasa es casualidad.
Desde que nacemos lo hacemos predestinados a cumplir un propósito y sólo tenemos que ir a buscarlo.
Si la vida te golpea en la cara, detente, siéntate a la orilla del camino y deja el tiempo y el viento pasar. Sigue tejiendo tu red, hasta encontrar la calma y la fuerza para continuar.